sábado, 27 de enero de 2018

12. Asesino en la calle Hostluck.


Hansel sostenía un puro entre los labios mientras llevaba la correspondencia a la sala. Después de unas aparentemente largas vacaciones, los chicos estaban cansados todavía. Midori le había explicado a Delico sobre su pasado, y sobre la identidad de Pumpkin Head, lo que la había orillado a hacer todo eso, y más que nada, el dolor que le causaba.

Hansel: Tiene tiempo que no nos llegaban cartas — Deja los sobres sobre la mesa de centro —.

Midori: Parecen ser bastantes, además... ¿de dónde sacaste ese puro? —Se lo arrebata de la boca— No puedes fumar dentro de la casa.

Hansel: No lo tenia encendido cariño, venia con esta carta. —Pone en alto un sobre rosa con decorado de encaje, y un sello que únicamente Hansel conocía—

Delico: ¿Y qué dice?

Hansel: Tenemos un nuevo caso. —Se lo pasa a Delico para que lo lea—

Darkness: ¿De qué trata?

Hansel: Al parecer hay un asesino suelto.

Darkness: ¿No le pueden dar ese caso a la policía? — Piensa un poco— ¿Por qué querrían que nosotros lo resolvamos?

Hansel: Pues....por el vinculo que tengo con las personas que lo mandaron.

Todos lo miraron sorprendidos.

Darkness: ¿Qué? ¿Conoces a más gente?

Hansel: Por supuesto que conozco más gente —Se cruza de brazos— No es como que este lugar sea lo único que conozco de la ciudad.

Delico: ¿Qué es SweetLips?

Midori: ¿Ellos fueron los que mandaron la carta? —Mira a Hansel—

Hansel: Eh, sí sí.

Delico: Mmmh.

Hansel: SweetLips, Delico, es un prostíbulo que se encuentra en la calle Hostluck. —Se rasca una mejilla, parecía que esperaba un regaño de las chicas—

Delico: ¿Qué es un prostíbulo?

Hansel: Jaja, te llevare para que conozcas sus maravillas.

Midori: Ni se te ocurra —Se abalanza contra Delico para darle un fuerte abrazo— No te permitiré que perturbes a esta inocente alma.

Darkness: Bueno bueno, basta de tonterías. ¿Qué debemos hacer?


La noche era fría, no hacia mucho que la lluvia había parado, las calles estaban húmedas, y las gotas de los tejados caían uniformemente. Delico y Hansel caminaban hacia la calle Hostluck, esta se encontraba en un barrio de no tan buena pinta, había montones de vagos y borrachos en la acera, resguardándose de la ya pasada lluvia. A lo lejos se lograba apreciar un portón negro con un letrero de luces donde claramente se leía "Sweet Lips".

Hansel: Es hora de que te vuelvas hombre —Miro a Delico, para luego reírse un poco— 

Al estar enfrente del portón, Hansel tomó aire, se arreglo el cabello y tocó con fuerza.
Poco segundos después, un hombre robusto abrió la puerta, y los dejó pasar. Una mujer aparentemente de edad avanzada, pero bien conservada, recibió a Hansel con emoción, no dejaba de abrazarlo y besarlo. Mientras tanto, Delico miraba al rededor, había montones de chicas jóvenes y hermosas vistiendo de una forma provocadora, y aparte, hombres mayores, algunos borrachos buscaban consuelo.

Hansel: Helen, también me da gusto verte —Dice una vez que la señora lo dejara en paz—

Helen: Hansel, han pasado casi dos años desde la ultima vez que viniste a mi negocio. Las chicas no dejaban de preguntar por ti, especialmente Donna. La pobre dejo de tener esperanzas en volver a escucharte. Además ¡Ha pasado una desgracia tras otra en este lugar! Necesitamos que nos ayudes urgentemente.

Hansel: Por eso estoy aquí, también traje a un amigo. Delico, ven, te presentare a este maravillosa mujer.

Delico: —Se acerca con ellos. — Hola.

Helen: —Lo mira de arriba hacia abajo, se coloca unos lentes redondos y pequeños para seguir observándolo— Oh, que muchacho tan apuesto, estoy segura que mis chicas se divertirán contigo. Me llamo Helen, y soy la administradora del lugar. Cualquier cosa que se te ofrece te la daré con mucho gusto bombón.

Delico: Bueno, gracias señora.

Helen: Nada de llamarme señora, llámame por mi nombre cariño.

Delico. Esta bien...Helen.

Hansel: Me alegro que se lleven bien. Ahora, pongámonos serios ¿Por dónde empezamos?

Helen: Vengan, los llevare a un lugar más privado, no quiero que la clientela me escuche.

La mujer los llevo a lo que parecía su despacho, había un escritorio y cuadros un tanto extraños. El lugar estaba empolvado, parecía que no lo usaban muy seguido, o solamente no le daban el mantenimiento apropiado.

Helen: Lo que pasa muchachos, es que hay un loco suelto que mata a mis niñas a sangre fría. Ya van dos muertas en el mes, las chicas dicen que se hace pasar por un cliente, para después asesinarlas. A la pobre de Bianka la encontramos en un callejón despedazada —Empieza a sollozar— Cómo les pido que hagan bien su trabajo, si últimamente se la viven con miedo. No puedo seguir con esto, y tampoco ponerlo en las manos de los policías, no vaya ser que los ingratos me cierran el lugar.

Hansel: Helen, no estoy muy seguro de que esto sea cosa fácil pero te prometo que haré lo posible para que las chicas estén seguras.

Helen: —Se seca las lagrimas— Gracias Hansel, sabia que podía confiar en ti. Sé que los dos harán un gran trabajo, díganme que hacer para facilitarles su investigación

Hansel: Bueno, podrías empezar a decirnos dónde ocurre más seguido esto, y creo que interrogaremos a las chicas que estuvieron con Bianka.

Helen: Claro muchachos. La primera vez que paso fue el mes pasado, fue en una de las habitaciones de aquí, por respeto a nuestra colega ya no la usamos. Apuñalaron a la muchacha varias veces en el estomago, le cortaron unos dedos y escribieron...Ramera en la pared con su sangre —Se nota que le cuesta hablar del tema, pues claro, la gente que trabaje aquí son como sus hijas—.

Delico: ¿Cómo es que no se dieron cuenta quien lo hizo?

Hansel: Las habitaciones están diseñadas para que tengan privacidad, no es tan fácil escuchar lo que pasa en otros cuartos.

Helen: Además el responsable nunca salio por la puerta, se escapo por la ventana. La puerta estaba con seguro y la bloquearon por dentro. Nos costo demasiado abrirla, y luego ver tal desgracia.

Delico: ¿No revisan a los clientes antes de entrar?

Helen: No les hacemos una revisión intensiva para evitar que se sientan incómodos, pero tomamos medidas en ello. 

Hansel: Umm. ¿Y los otros dos casos?

Helen: Sucedieron fuera de aquí, cada fin de semana llevamos a las chicas a trabajar en las esquinas de Hostluck y de otras calles.

Delico: Este si es un asunto serio. ¿Podemos hablar con alguna persona que haya estado con Bianka el día de su asesinato?

Helen: Claro, traeré a las cuatro que estuvieron con ella. Pónganse cómodos. — Sale de la habitación—

Hansel: —Se recarga en la silla y sube los pies al escritorio— Yo que quería invitarte a pasarla bien. Sera para la próxima. —Se estira—

Delico: —Pensativo— Cómo resolveremos esto, no...no somos detectives ni policías.

Hansel: Ten fe amigo. Antes de que tú llegaras atendimos casos similares.

Helen llego con cuatro chicas, al parecer Hansel conocía a dos de ellas pues se abalanzaron contra él para llenarlo de besos. Tras una larga platica no llegaron a nada concreto, pero lograron obtener posibles pistas de la apariencia del asesino.

Ojos verde intenso, y una enorme sonrisa.

Antes de salir del lugar, Hansel se dirigió a una de las habitaciones. Llamo a la puerta varias veces, hasta que una voz dulce le dio permiso de entrar. En la cama había una joven con vestido negro escotado, tenia los ojos cerrados, esperando a que le dieran ordenes. Han se acerco a ella y se hinco al borde de la cama, acaricio una de sus mejillas y tierna mente le beso la mano.

Hansel: Perdón por hacerte esperar.

La chica abrió los ojos sorprendida, su mirada era vaga, su iris y pupilas eran de un tono grisáceo, casi blanco. Las lagrimas empezaron a brotar y se dejo caer encima de Hansel. Después de una breve charla pero llena de emoción y sentimiento, Delico y Hansel regresaban a casa.






○ ● ○ ● ○ ● ○ ● ○ ● ○ ● ○ ● ○ ● ○ ● ○ ● ○ ● ○ ●


La primera entrada del año, wuuuu.
Espero poder escribir más que el año pasado ;-;U
También espero contar con ustedes <3 
¡Me ayudarían mucho comentando, y compartiendo!
Espero sea de su agrado esta entrada
Nos vemos luego.

Luna




No hay comentarios.:

Publicar un comentario